• ES
  • EN
  • POR

Metro x Metro

Revista Nº2 /
POR MARYSOL ANTÓN FOTOS: BB TESIO

Sebastian WainraichPablo FábregasJulieta Pink


Sebastián Wainraich, Julieta Pink y Pablo Fábregas forman un equipo imparable cuando cae la tarde. Con toques de humor que pueden ser hasta delirantes, desde la radio dan su visión de la Argentina


Transita su octava temporada y Metro y Medio, el programa que conducen Sebastián Wainraich y Julieta Pink, con la compañía infaltable de Pablo Fábregas, ya se convirtió en uno de los clásicos de radio Metro (95.1). De lunes a viernes, de 18 a 21, este trío más el periodista deportivo Martín Reich y diversos columnistas (entre los que se cuenta Peto Menahem) le aportan un toque de humor a las vicisitudes cotidianas.

En el nuevo estudio de la radio, dejando en claro que es posible trabajar de un modo descontracturado y concentrado a la vez, la charla comienza.

Che: -¿Tienen en claro que los escucha una audiencia un tanto loca?
Sebastián Wainraich: -¡No! ¿Por qué lo decís?

C: -Por el señor que llama y canta: Peto, Peto, Peto, por ejemplo.
S.W.: -Ah, claro. Supongo que algo de eso se genera desde acá o son personas que están esperando que les den un lugar para desencadenar sus gracias.

C: -Llevan muchos años al aire, ¿imaginaban que iba a ser así? 
Pablo Fábregas: -Para mí fue ayer. Quizá, solo cambió que yo puedo estar un poco más grande y Julieta está con panza (espera su primer niño, que por ahora llo llaman Albarracín).
Julieta Pink: -Sí lo imaginaba, y mucho más también. Somos imaginativos para el proyecto.

C: -Se conocen mucho, comparten sus vidas fuera de la radio. ¿Fue necesario trabajar sobre esto? 
J.P.: -Afuera no tanto. Llegamos a extrañarnos. Ya acá nos vemos mucho, a veces más que a nuestras parejas.
P.F.: -Este es el trabajo dorado, esperamos tanto para algo así que lo disfrutamos y nos damos el lugar para decir las cosas.
S.W.: -Es un trabajo, y como todos requiere que uno concurra. Sí, muchas veces nuestro ánimo se deja escuchar. Es cierto que tenemos una carga amistosa positiva, y eso hace que al aire nos podamos decir cualquier cosa que no se toma a mal. Ante todo está el afecto.
J.P.: -Además, tenemos todo el resto del día para estar mal.

C: -Hicieron radio desde Mar del Plata, ¿qué les gusta de esa ciudad?
S.W.: -Es espectacular, entro por Colón mirando esos edificios coloridos, bien de los setenta, con muchas ventanas.
J.P.: -Y escuchando a Los Decadentes a todo volumen.
P.F.: -Yo tengo recorrida Mar del Plata más en invierno que en verano, yendo de gira con el teatro. Salimos de acá de acuerdo a la hora que hayamos reservado para ir a comer a Viento en popa. Es una ciudad genial, las noches frías, a las 4 AM en el Casino es lo más, es el momento en que el croupier te trata bien, te deja ganar hasta que bueno, se le termina el turno. Además, allá tengo muchos amigos y disfrutás de una costanera única.
J.P.: -¡Sí! La última vez me llevé los roller. Y no me caí.

C: -¿Y de chicos iban?
P.F.: -Nosotros vacacionábamos en San Clemente del Tuyú, y cada vez que íbamos hasta Mar del Plata era como ir a Manhattan. El auto lleno de cosas, heladerita, comida. De todo. S.W.: Igual, cuando sos más chico valorás más con quién estás que el lugar. Ahí la experiencia le gana al destino.

C: -¿Qué otra experiencia le recomiendan a sus amigos de afuera que no se pierdan de la Argentina?
S.W.: -Un amigo, hincha de Atlanta (equipo de fútbol que ahora juega en Primera B Metropolitana, aunque supo ser de Primera A) que se fue a vivir a Italia y volvió hace poco con un amigo suyo de Milán, lo llevó a ver a Atlanta. El tipo quedó enloquecido, fue toda una experiencia para él, la gente cantando, los jugadores tan cerca, estaba encantado. Y otro lugar que recomiendo es la avenida Corrientes, de día si no vas apurado y de noche obviamente. Ahí tenés gastronomía, teatro, libros.
J.P.: -A mí me tira el lago, la montaña, San Carlos de Bariloche. Estoy enamorada del Nahuel Huapi, me robó el corazón. Voy y me meto al agua. Y cuando me preguntan si está fría les miento, les digo que no, aunque de tan fría ya se me durmieron los pies y voy sintiendo el cosquilleo.

Pablo Fábregas


DE GIRA

Wainraich y Fábregas tienen una gran trayectoria en stand up. Actualmente, Sebastián protagoniza el unipersonal Wainraich y los frustrados, en el Maipo, y Pablo hace Más canchero, en el Paseo La Plaza, junto a Malena Guinzburg, Diego Scott y Fernando Sanjiao.

“Estamos planeando un infantil, que se verá en las próximas vacaciones de invierno. Se viene Más cancherito, un espectáculo que estamos pensando para los chicos pero también para los papás”, adelantó Pablo.


P.F.: -Eso se llama hipotermia.
J.P.: -Claro, pero me gusta. Villa la Angostura también es hermosa siempre. ¡Comer frambuesas en el sur!
P.F.: -Por mi parte, primero necesito conocer la ciudad, caminarla, entender su movimiento. Me gusta la Patagonia, la montaña. Me sigue llamando la atención la belleza desolada.
J.P.: -Es verdad que tenemos los cuatro climas. En Bariloche los tenés todos en un día.

 

C: -¿Y para ir con niños?
S.W.: -Córdoba es un gran lugar, y la costa también. Además, con los chicos en la playa tenés algo que hacer: los corrés, lo llevás a las olas que son gratis. Y te la pasás yendo a buscarlos, obedeciendo como un Gordo con chorizo (ver recuadro).

C: -¿Cómo le describirían la ArgenTina a un turista?
P.F.: -Le diría que es un quilombo, pero es divertido, y más que su país seguro. Si le enganchás la manera, acá tenemos un gran nivel de vida, la vara está muy alta.
S.W.: -No me banco mucho la alegría brasilera, y acá creo que tenemos ánimos que cambian y se notan. Así como tenemos cuatro climas, tenemos cuatro ánimos. Además, hay una lista de personalidades argentinas que es asombrosa. Ahora te hablan de Messi, del Papa Francisco.
J.P.: -Somos los mejores, digámoslo.
S.W.: -Nos gusta hablar de nosotros. Y que no venga uno de afuera a cargarnos. También, el famoso crisol de razas repercute en lo gastronómico.

C: -¿Qué lugares eligen para ir a comer?
S.W.: -Y, el bodegón me tira. No te digo que voy seguido, pero me tira. Un plato de calamaretis. También la parrilla y la pizza después de la cancha. Hay de todo para comer, es difícil elegir.
J.P.: -Acá pensás: ¿para que estoy hoy? Y salis a comer, sabés que encontrás.
S.W.: -También suma la experiencia de la sobremesa. Si un amigo te invita a comer sabés que llegás y hay una entrada, que charlás, un vino. Cuando llega la hora de la comida comés porque está ahí, no porque tengas hambre.

C: -¿Y si tienen que invitar a un turista a comer?
J.P.: -Lo llevo a la Feria de Mataderos. Ahí hay un puesto de empanadas que ya lo tengo elegido y otro de vaciopan que está re bueno, no tenés que andar tironeando cuando mordés.
P.F.: -Lo invito el domingo a la casa de mi vieja. Arrancamos a las 11.30 y te podés quedar en la mesa hasta las 18. Pasás por la pasta, la carne, el postre.

Un trío que sabe divertirse, disfrutar y gozar de los placeres que la Argentina brinda.

Sebastian Wainraich Julieta Pink


GORDO CON CHORIZO

Cada martes, unos minutos después de las 19, Julieta sale del estudio y ellos ganan terreno. Es su momento, pueden hablar de todo lo que las mujeres hacemos y les molesta. “La amo, pero” empiezan a decir, y una catarata de quejas se escurre desde sus bocas. Es una experiencia que cada uno debe escuchar.


 

Galería

Julieta Pink Julieta Pink Sebastian Wainraich Sebastian Wainraich Pablo Fábregas Pablo Fábregas Metro x metro