• ES
  • EN
  • POR

Ritmos Internos: TONOLEC, MÚSICA INSPIRADA EN LOS PUEBLOS ORIGINARIOS DE ARGENTINA

Revista N°12 / POR DENISE SKURNIK

Tonolec, música inspirada en los pueblos originarios de Argentina

“Sin renegar de todas las sangres que confluyen en nuestras venas, tratamos de integrar todas las razas y todos los colores que somos, en una sola canción”, nos cuentaCharo Bogarín,quien admite que su relación musical con su compañero Diego Pérez“resultó desde el primer encuentro”. Con la humildad que la caracteriza, Charo,oriunda del Norte del país, habla de su idea de crear música basándose en sus raíces musicales. Ella, tataranieta de Guayraré, un caciqueguaraní, e hija de Francisco Javier Bogarín, un congresista desaparecido durante la última dictadura militar (1976- 1983), vivió su infancia repartida entre Clorinda yResistencia. Después de abandonar su puesto como periodista en El Diario (de Resistencia), decidió incursionar en la música. Fue en ese momento en el que conoció al que sería su compañero, Diego Pérez. Luego de ganar un concurso de la cadena MTV con sus melodías de pop electrónico, decidieron formar Tonolec.

La banda, que ya lleva más de 10 años de trayectoria y ha sacado cinco álbumes, ha sabido construir su carrera sobre la base de una mezcla muy particular que caracteriza sus melodías: la fusión entre la música electrónica y los cantos nativos étnicos. Los jóvenes encontraron la manera de recuperar el legado de la comunidad toba, como así también de los Mbya guaraní de Misiones, que fueron los que les transmitieron sus tradicionales canciones. A través de las letras, a cargo de Charo, y de sus eclécticas pistas musicales, creadas por Diego, Tonolecpretende realzar y venerar la identidad musical argentina y el espíritu de los cantos de los pueblos originarios.

ton01

—¿Cómo se conocieron?

 Yo era periodista aún y organicé mi debut musical a mis 28 años, en la terraza de un amigo. Allí estaba Diego, quien meses más tarde me convocó para intentar hacer música juntos. Resultó desde el primer encuentro. Me mostró en su computadora una base electrónica y casi instantáneamente yo empecé a cantar una melodía y a ponerle letra.

 —¿Cómo empezó tu relación con la música?

 De pequeña era bailarina, escuchaba todo tipo de música en mis clases de baile, desde clásicos a modernos o contemporáneos. Fue sentirla primero desde lo corporal, y expresarla desde allí, sin saber que más tarde estaría en el lugar de componerla y serían otros los que bailarían esta música que ahora nosotros creamos.

—¿Qué los llevó a incorporar la música toba en sus temas?

 Buscábamos ponerle un espíritu a la música electrónica, al lenguaje musical de nuestra época. Buscábamos la raíz. Y en ese mirar hacia adentro estaba la música de nuestras comunidades indígenas. La forma de entender la música como un elemento de comunión de almas. Ya no es simplemente la música como entretenimiento o expresión de lo individual. Es recuperar su funcionalidad anterior, ceremonial, curativa, sanadora.

—A través de su música logran revalorizar las lenguas ancestrales. ¿Cómo se vinculan con esta herencia musical?

 El estudio de nuestras lenguas originarias es algo que me apasiona. Es de mi competencia saber pronunciar las palabras en Qom y guaraní, saber qué dicen las canciones que compilamos en cada comunidad, saber sobre la escritura, sus fonemas… Y luego poder yo misma expresarme en estos idiomas, escribiendo canciones para Tonolec. Mi vinculación con la lengua Qom fue desde lo autodidacta,con un diccionario Toba – Castellano.Me fui haciendo de a poco, cotejando letras y traducciones al Qom con maestros de las comunidades. A la lengua guaraní la estudio desde 2008 en el Centro Universitario de Idiomas (CUI) donde tienen cursos de lenguas originarias, lo que es fabuloso.

—¿Qué es lo que buscan resaltar de la herencia nacional a través de sus temas?

 Con Tonolec resaltamos aquello que tenga que ver con nuestros orígenes musicales,dándole una impronta propia y particular, desde lo sonoro, desde lo estético, y a partir de allí realzamos un nuevo concepto; ya no tan nuevo en los tiempos que corren, pero sí cuando empezamos este camino hace quince años atrás.Se propone cambiar la mirada de lástima y pena por nuestros aborígenes, instalando una mirada de orgullo sobre estas culturas, dejando un legado de nuestra Argentina musical profunda. A través de nuestras canciones podemos decir que hemos revisado nuestras raíces musicales, desenterrando casi del olvido y el abandono a nuestra cultura nativa.

—¿En qué se inspiran para componer sus canciones? ¿Creen que su historia personal incide en la forma en que escriben sus temas?

 La letra y música de nuestras cancioneslas compongo a partir de experiencias personales en los casos de las que hablan de amores, desvelos, encuentros y desencuentros;inspirada en los elementos de la naturaleza o en esos paisajes sonoros electrónicos que Diego crea en la computadora a partir de loops o samplers,en los que puedo desplegarme apoyada y estimulada en el clima que proponen. Definitivamente la historia personal incide en la composición de cualquier autor. Somos lo que transitamos y nuestra canción expresa lo que vivimos.

—Si tuvieran que recomendarle uno de sus discos a una persona que aún no los ha escuchado, ¿cuál sería y por qué?

 Plegaria del Árbol Negro es un disco intenso, donde se anuncia en profundidad este camino que hemos transcurrido, donde la totalidad de los temas son composiciones propias, en lengua Qom y castellano, en los que se capta la espesura del monte chaqueño en los paisajes sonoros.

—¿Cuáles son sus proyectos en la actualidad?

El cancionero multilingüe La celebración 2005-2015es nuestro más reciente proyecto. Este surge de la necesidad de dejar plasmado el camino transitado. Un cancionero que habla de nuestro camino musical, signado por el respeto y el compromiso social volcado en canciones. Contiene todas las letras en castellano, lengua Qom y guaraní que he escrito y recopilado en esta década y que hemos aprendido dentro de las comunidades, junto a Diego. El contenido se sostiene en manos de las magníficas ilustraciones y del diseño del artista plástico argentino Carlos Coccia (reconocido santacruceño que también posee el título de escenógrafo, y que en la actualidad da clases en la Universidad de Palermo). Hemos aprendido, más allá de las formas musicales, una filosofía de vida basada en la cosmogonía de estos pueblos originarios.Sin renegar de todas las sangres que confluyen en nuestras venas, tratando de integrar todas las razas y todos los colores que somos en una sola canción, seguiremos dibujando sobre el pentagrama de la vida nuevas melodías.

 

 

ton02