• ES
  • EN
  • POR

Sueños conscientes: Gaby Herbstein

Revista N°12 / POR MARYSOL ANTÓN

gh07 

Al ver sus fotografías uno imagina a una Gaby inquieta, con la mirada natural y ampliada que todo niño posee. Con la tranquilidad de quien no le teme a lo profundo. Creadora de mundos oníricos, con los colores y texturas como grandes aliados, Herbstein desarrolló un sello propio en el mundo de la fotografía, ese lugar donde se puede ver su alma, sus sueños, donde su espíritu lúdico brilla e irradia. ¡Bienvenidos al mundo de Gaby Herbstein!

 

 

 

 

 

 gh13

Percibiendo la imaginación casi infantil, que se vivencia en cada una de sus fotos,  cuesta creer que fue recién a los 19 años cuando tomó por primera vez una cámara. “Me inscribí en mi primer curso de fotografía a esa edad por pedido de una amiga que no quería ir sola. No tenía ni cámara.  Hasta ese momento no tenia experiencia, ni había soñado remotamente, que podía convertirme en una fotógrafa profesional. Mi idea en el mundo era recorrer el mundo como arqueóloga.  Pero nada de eso sucedió”.

 

“Lo que sí sucedió fue que dentro del cuarto oscuro de esa escuela, en el momento en que revelaba mi primera imagen (la de una palmera de la plaza de la esquina), hubo magia pura. Recuerdo esa sensación como si la hubiese vivido hace instantes, esa emoción y, a la vez, certeza de que era eso mismo lo que quería para mi futuro”, afirma esta profesional de proyección internacional. Dueña de un museo de cámaras, pues no logra desprenderse de ninguna de las que usó, Gaby asegura que la fotografía es la herramienta que recibió “para materializar sueños, y vino en un kit que incluía la fuerza para concretarlos”.

Pero en el mundo de Gaby no todo es trabajo artístico, también ha sido la fotógrafa de muchas campañas publicitarias de marcas como Puma, Samsung, Sony, Apple, L’Oréal y más. “En la fotografía publicitaria, el trabajo es ayudar por medio de esa imagen a vender un producto a beneficio de quien te contrata. En la fotografía artística, el foco, la conciencia, están puestos en transmitir un mensaje, un concepto. Compartir un momento personal que impactó en mi alma: un paisaje, un instante en mi vida o en la de alguien más que me interesa fotografiar por algún motivo; un detalle ínfimo que yo veo y nadie más ve, son tantas las motivaciones. Todas ellas son personales, íntimas. Nadie te condiciona, tenés libertad absoluta. En la fotografía artística el beneficio es compartido: compartir con el mundo esa imagen que fotografié, y recibir lo que el universo quiera darme. Es algo parecido al concepto de amor incondicional: en mi opinión, eso es el arte”.

Esa conciencia es la que ahora está enfocada en la última muestra de Herbstein: Estados de Conciencia, que se puede ver en el Museo de Artes Plásticas Eduardo Sívori (cierra el 7 de febrero), en la Capital Federal. “Está inspirada en los grandes maestros del surrealismo. Es mi homenaje. Es una invitación a todos los que quieran soñar, donde podemos conectarnos y ser uno con el todo”, abre así Gaby las puertas de su exposición. Y es difícil no sentir la tenta- ción de asomarse.

“El proceso de creación de las imágenes que integran la muestra fue hermoso, motivador y profundo, un viaje interior. Fue difícil también, porque la vara que me puse por delante fue alta: dos maravillosos años de trabajo en equipo”.

Acá, un adelanto para que la tentación sea todavía mayor. Nuevamente, bienvenidos al mundo de Gaby Herbstein, bienvenidos a Estados de Conciencia.

+ Info:
Museo de Artes Plásticas Eduardo Sívori : Av. Infanta Isabel 555
www.gabyherbstein.com